Kotodama

KOTODAMA: Las palabras del alma.
 
 En AIKIDO SHINZUI, el Maestro Morihei Ueshiba describe la experiencia que es la base de la creación que llamará AIKIDO.
 
 “El 14 de Diciembre de la era SHOWA 15 (1940) sobre las dos horas de la mañana, me encontré en un estado bastante extraño, después de la purificación (MISOGI). En este momento había olvidado todas las técnicas que aprendí hasta ahora y tuve que hacer de nuevo las técnicas de los ancestros; y estas técnicas son para enseñar que el mundo entero es como una casa y que no hay extranjeros…
 
 En esta vía, en primer lugar hay que estar de pie en el puente flotante en el cielo (AME NO UKI ASHI). Si no se está sobre este puente, el Aikido no sale. Si se está sobre el puente y en esta condición, alguna cosa sale y se le llama TAKEMUSU AIKI, es decir
la vía donde la vibración del cuerpo entero hace eco con la vibración del universo. Esto es el verdadero Aikido.”
 
 Y el fundador del Aikido especifica:
 
 “KOTODAMA de O y KOTODAMA de U, esto es AME NO UKI ASHI.
   KOTODAMA (o KOTOTAMA) es la vibración. Pues se reciben en el cuerpo todas las vibraciones del universo y se refleja en este momento el universo del alma”.
 
  Tales son las explicaciones del Maestro Morihei Ueshiba sobre su Aikido. Son bastante exigentes y desconcertantes para aquel que quiere estudiar sinceramente la disciplina del Maestro Ueshiba. Exigentes pues dice que el Aikido no se crea si no se está sobre lo que él llama el “puente flotante en el cielo”; desconcertantes cuando nos da como única explicación sobre este “puente flotante” que es el KOTODAMA de O y el KOTODAMA de U.
 
  Todo eso puede parecer bastante incomprensible, pero sin embargo estas indicaciones tienen ya el mérito de revelar la importancia del KOTODAMA. También para clarificar los propósitos del Maestro Ueshiba, creo que es importante interesarse en el KOTODAMA, su significado, su origen en el mundo japonés, su utilización en el Aikido por su fundador.
 
  ORIGEN Y SIGNIFICADO DEL KOTODAMA
 
  En el origen se consideraba que una palabra emanante del mundo espiritual tenía una capacidad misteriosa y que si se la pronunciaba seguida, se concretaba.
 
  Esta creencia se manifiesta por primera vez en el Japón en un poema  de  la época NARA, de KIROTSUMA Yuki, donde el poeta salió al anochecer oyendo a un vidente pronunciar estas palabras y este vidente le asegura que gracias a estas palabras, sus anhelos amorosos se realizaron.
 
  En esta época pues, la capacidad del KOTODAMA, residía en la comunicación  del ser humano con el mundo del alma y en el curso de esta comunicación, recibía de este mundo espiritual unas palabras  que pronunciaba y su pronunciación tenía este poder misterioso de concretar lo que anunciaban. Estas palabras de poder misterioso eran secretas y no se escribían.
 
  Sin embargo la noción del KOTODAMA evolucionó. En la época HEIAN por ejemplo, estas palabras secretas recibidas del mundo espiritual, se aceptaba escribirlas. Así mismo, en el origen hacía falta pronunciar únicamente palabras poseedoras de una significación; pero después se atribuirá esta misma capacidad misteriosa a sonidos carentes de significado.
 
  Se puede pensar que el fundador del Aikido tuvo conocimiento de esta forma de KOTODAMA que el Sr. SHIMIZU Yukata, erudito de shinto y budismo, calificaría no de KOTODAMA sino de ODAMA (el sonido del alma). Yo guardaría, sin embargo, el término KOTODAMA, pues esta distinción entre KOTODAMA y ODAMA el fundador del Aikido jamás la hizo.
 
  Se puede también pensar que M. Ueshiba conoció el KOTODAMA por medio de DEGUCHI Onisaburo, el reverendo de la secta OOMOTO. Este fue en efecto, educado por su abuela UNO, que era la hermana de NAKAMURA Kodo, un sabio que publicó una obra sobre el KOTODAMA.
 
  DEGUCHI Onisaburo se interesó mucho por esta disciplina, se entrenaba en el campo y la montaña gritando los sonidos, hasta tal punto que los lugareños pensaban que se había vuelto loco.
 
  Ahora bien el Maestro Ueshiba permaneció cerca de siete años al lado de DEGUCHI Onisaburo, al que consideraba su maestro espiritual. Se puede pues, en derecho considerar que es aquí donde se inició en el KOTODAMA, incluso si después estudiara esta disciplina con otros maestros.
 
  ¿Pero cuál es el KOTODAMA de M. Ueshiba y su práctica en el cuadro del Aikido?
 
  EL KOTODAMA DEL MAESTRO UESHIBA.
 
  Si se refiere al libro de TAKEMUSU AIKI, el núcleo del KOTODAMA de O’Sensei es A.O.U.E.I.
 
  A.- Es el sonido del origen. Es KUNITOKO TACHI OKAMI.
  O.- Es TOYOKUMO NO OKAMI y KUNI SAZUTCHI KAMI.
  U.- UNI JUNI KAMI.
  E.- TSUNUGU HI KAMI.
  I.- ORUO TONOJI KAMI y OROTONOBE KAMI.
 
  Es el orden de aparición de los dioses en el KOJIKI.
 
  El Maestro añadió dos sonidos más, SU y RE.
 
  SU.- SUHI JINI KAMI.
  RE.- IKU GUHI KAMI.
 
  Se puede suponer que M. Ueshiba añadió estos dos sonidos para que cada dios del KOJIKI tuviera un sonido.
 
  Desde el Sr. SHIMIZU Yukata, la idea de O’Sensei sobre el KOTODAMA del Aikido, es que entre los dioses del origen de la naturaleza y las cinco vocales en el origen de las palabras, hay el mismo “decorado” espiritual. Se puede incluso decir que en el estudio de este KOTODAMA, pensando que el ritmo del sonido de la lengua japonesa puede condensarse en la vibración de cinco vocales, se desemboca en la idea que es posible resumir el ritmo del sonido de todo el universo a cinco vocales y en definitiva, gracias al KOTODAMA se tiene la capacidad de hacer funcionar toda la naturaleza.
 
  Diario del Aikikai (1 de Octubre de 1967)
 
  ” Yo querría que comprendieseis bien el significado del Aikido que practico. Es necesario proteger los tres mundos: El Ki del Universo, el Ki de la Tierra y el Ki de la Naturaleza que respira y además hay que unificar el Ki de uno mismo con el Ki del Cielo y de la Tierra; con el Ki se crea todo y comprendiendo la función sutil del espíritu de las palabras (KOTODAMA NO MYOYOO) creamos el paraiso en la Tierra”.
 
  Creo que este texto del fundador resume bien la función final que él atribuye al KOTODAMA incluso aunque pueda parecer muy utópica.
 
  LA PRACTICA DEL KOTODAMA EN LA GESTUALIDAD DEL AIKIDO.
 
  Estas explicaciones las he recibido de mi profesor, Maestro HIKITSUCHI Michio. Son bastante simples de exponer, a un gesto fijado, corresponde un sonido. Por ejemplo, un sonido cuando la mano sube, otro cuando desciende hacia el suelo, otro al describir un círculo, etc.
 
  Todo esto es bastante simple y la práctica podría ser bastante clara. Pero en general, una técnica de Aikido está constituida por el encadenamiento de varios gestos. Hace falta pues combinar en una sola técnica los sonidos y gestos que se corresponden; esto es lo que ofrece mucho riesgo de error.
 
  A pesar de estas dificultades, decidí estudiar con mis alumnos esta combinación sonidos y gestos; pero después de algunos meses decidí parar ya que me parecía que estos ejercicios exacerbaban las reacciones de los practicantes.
 
  Me acordé entonces del texto del fundador del Aikido:
 
  “En el entrenamiento del BUDO, si hay deseo personal no se puede avanzar. Este no es el verdadero BUDO y al final conduce al desastre”.
 
  Pensé que era todavía demasiado pronto para ejercitarme con mis alumnos en la práctica del KOTODAMA en el cuadro del cumplimiento de una técnica, que era necesario proseguir nuestro entrenamiento para llegar a realizar una técnica sin el pensamiento de querer que salga bien o de ganar al compañero, base de partida para llegar a este estado de abandono (MUSHIN) del cual habla el fundador y que a continuación será posible estudiar el KOTODAMA sin que este estudio vaya a perturbar la estabilidad de los practicantes.
 
  Todo esto parecerá risible para un espíritu que se quiere Cartesiano o bien parecerán hacernos remontar a una época en que la ciencia disputaba con la creencia. Pero un científico japonés Sr. MASARU Emoto, para estudiar las propiedades del agua realizó más de 10.000 fotografías de cristales de agua y estableció científicamente que los sonidos, los pensamientos modificaban la estructura cristalina del agua.
 
  ¿Si los sonidos o los pensamientos pueden actuar así, por qué no aceptar la influencia de los sonidos sobre las personas? En el contexto definido de una técnica de Aikido, tal estudio gracias al KOTODAMA es posible y abrirá otras perspectivas para la realización del Aikido del Maestro Morihei Ueshiba.
 
                                                  Gerard Blaize

This article has 4 Comments

  1. Hola !!! queria comentarle que es muy interesante todo lo que explica y creo que muchos practicantes de Artes Marciales tendria que conocer este escrito, yo particularmente Practico AIKIDO.
    muy agradecido
    un saludo cordial
    Mikel Fernandez

    1. Muchas gracias Mikel por visitar la pagina web y por tu comentario, hoy en día hay muy pocas personas que están interesadas por este tema y que forma parte del estudio de O`sensei.

      Saludos, Paco

  2. Excelente articulo. Debo decir que los kotodama son concretamente palabras magicas, en el reiki se denominan así a sus simbolos como también jumón que significa encantamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *