Como provocar el Katsugen undo

 

KATSUGEN UNDO

COMO PROVOCAR EL KATSUGEN UNDO

2 EJERCICIOS PREPARATORIOS

1.- (a) Sentarse de rodillas con las nalgas sobre los talones. Los muslos no deben estar ni

demasiado juntos ni separados; lo correcto es poder meter los dos puños juntos entre sí en el

interior de los muslos. Las personas que tengan dificultades para sentarse así pueden

sentarse con las piernas cruzadas sobre el suelo o sobre un taburete; pero el estar

arrodillado sería lo más normal.

(b) A unos tres dedos bajo el esternón (el hueso frontal del pecho al que se unen las

costillas) se encontrará una zona que se puede presionar hacia dentro más fácilmente que

en la zona adyacente. Ponga los tres primeros dedos de sus manos sobre esta zona de

forma que las yemas de los dedos apoyen sobre la zona que se hunde más fácilmente y el

resto de los dedos en la zona adyacente.

(c) Inhale profundamente y, visualizando que la respiración surge desde el estómago, espire

lentamente por la boca, doblándose hacia delante mientras visualiza, de modo que sus

dedos presionan suavemente en la zona del esternón. Acompase el ejercicio de modo que

haya espirado todo el aire justo en el momento en que acabe de doblarse hacia delante (si

llega, hasta tocar con la frente el suelo).

2.- En este ejercicio, la fuerza se ejerce en la parte baja de la espalda. Aún arrodillado (o

sentado) gire hacia atrás la cabeza y el tronco tanto como pueda, intentado mirar su columna

vertebral, a izquierda y derecha. Debe intentar conseguir el máximo de tensión en la parte

baja de la espalda. Gire hacia atrás despacio y retorne a la posición inicial relajando

abruptamente. Haga este movimiento siete veces a cada lado.

Por medio de los dos ejercicios anteriores se relaja el plexo solar.

INDUCCIÓN DEL KATSUGEN UNDÔ

El siguiente ejercicio es el que en realidad provoca el katsugen undô. Lo hace estimulando el

cuerpo de una forma no natural, de modo que el cuerpo se ve obligado a corregir por sí

mismo esta distorsión.

1.- Cierre los dedos como en forma de puño dejando los pulgares en su interior. Al inspirar,

levante ambos brazos de forma que queden paralelos con los hombros. Luego, mientras

espira, tire de sus brazos hacia atrás, como si quisiera juntar sus omóplatos. Sincronice el

movimiento de forma que se alcance el punto de máxima tensión cuando a la vez que se

haya expulsado todo el aire del cuerpo. En cuanto alcance el punto de máxima tensión, relaje

abruptamente. Todo el ejercicio debe hacerse continuadamente, sin paradas. Haga el

ejercicio un máximo de tres veces.

2.- Adopte cualquier postura que le resulte cómoda (arrodillado, sentado, tendido o incluso en

pie) En caso de estar de rodillas o sentado ponga sus manos con las palmas hacia arriba

sobre los muslos. Cierre los ojos. Relaje completamente la parte superior de su cuerpo y no

piense en nada concreto, en ese momento empezará el katsugen undô. Una vez surja el

movimiento no intente controlarlo, deje que se manifieste libremente.

CUANDO ACABA EL MOVIMIENTO

Antes o después el movimiento finalizará por sí solo naturalmente, aunque se puede detener

a voluntad en cualquier momento. Tanto para cuando el movimiento ha terminado por sí solo

como para cuando se lo desea interrumpir voluntariamente hay que hacer lo siguiente;

Mientras mantiene los ojos cerrados:

1.- Haga una inspiración profunda.

2.- Tras contener la respiración unos instantes, exhale repentinamente muy ligeramente

como si echase el aire desde el vientre, haciendo un sonido como “Hmmmp” y a la vez

llevando el aire hasta el bajo vientre, tensando los músculos abdominales. El sonido

“Hmmmp” debe ser muy corto en duración y cortarse al llegar a la garganta; debe visualizar

que el sonido parte desde su vientre.

3.- Mientras mantiene la tensión en el bajo abdomen abra lentamente primero el ojo

izquierdo, luego el derecho, y espire lentamente.

4.- Tras abrir los ojos, permanezca donde esté completamente relajado. Tras un rato (dos o

tres minutos), si parece que continúa el movimiento o se siente mareado, golpee su hombro

izquierdo con brío con su mano derecha. Luego se puede levantar.

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *